Menorca

A pesar de que para aquel que no la conozca Menorca puede parecer una isla pequeña y llana perdida en el Mediterráneo, para los menorquines nuestra isla es un mundo, un mundo en miniatura.

Hay que reconocer que pequeña lo es, pero lo de llana habría que discutirlo. La mitad sur podríamos considerarla una gran llanura, pero toda ella está surcada por pequeños barrancos que van a morir a otros más grandes y éstos al mar. En cambio, el norte de la isla es una maraña de pequeñas colinas y verdes valles. Tenemos entonces llanuras, montañas, valles y barrancos, pero todo en miniatura. Y, quizás por ello, nos sentimos tan orgullosos  de los 357 m de nuestra montaña más alta “El Toro”. ¡Veréis qué vistas!

Favàritx

Faro de Favàritx

También tenemos paisajes agrestes como los de Punta Nati, pequeños islotes –que nada tienen que envidiar a la Isla del Tesoro- y un pequeño paisaje lunar: Favàritx, caracterizado por el negro de sus afloramientos rocosos y castigado por la tramontana y el levante. Ideal para visitarlo un día de temporal.

Otros tesoros de este mundo en miniatura son los pequeños humedales que se forman en los valles del norte por la impermeabilidad del suelo. Tiempo atrás toda la zona quedaba inundada por las lluvias del otoño pero desde el siglo XVII se ha ido drenando y canalizando el agua de lluvia para conseguir fértiles campos de cultivo. A pesar de ello, todavía podemos disfrutar de algunos humedales en miniatura como los de Binidonairet o la magnífica Albufera de Es Grau.

Bueno, pero ya está bien de enumerar todo lo que podéis encontrar en Menorca, es mejor que lo descubráis por vosotros mismos. Sólo recordaros nuestras playas en miniatura: las tenemos de arena blanca y fina, de arena blanca y gruesa, de arena roja, de cantos rodados, de roca… pero siempre de agua clara y de un azul intenso.

Pero si somos Menorca Arqueológica,  ¿no tendríamos que hablar de arqueología? Pues si, porque si hay algo en Menorca son yacimientos arqueológicos: taulas, talayots, cuevas y navetas forman parte de nuestra realidad, son elementos característicos y muy particulares de nuestro paisaje.  Y es que hay zonas en la isla con más de cinco yacimientos arqueológicos por km2. De hecho, Menorca es el lugar con más densidad de restos arqueológicos de todo el Mediterráneo. Y es que nuestros antepasados nos han dejado un rico patrimonio histórico que todavía hoy continuamos ampliando con nuevos descubrimientos.

¿Qué son estos monumentos? ¿Para que servían? ¿Quién los construyó? Son preguntas que todas las generaciones de menorquines nos hemos hecho alguna vez. La tradición popular saciaba esa curiosidad con los cuentos y leyendas sobre gigantes y enamorados que nos cuentan nuestros abuelos. Pero hoy el estudio del rico patrimonio histórico legado por las diferentes culturas que han habitado la isla desde que fuera poblada hace unos  4000 años nos permite conocer cada vez mejor como fue la vida de estas gentes.

Es imposible conocer todo nuestro patrimonio en unos pocos días, por pequeña que sea la isla. Y por ello os hemos preparado una muestra de todo lo que se puede encontrar en la Menorca Arqueológica y os proponemos descubrirla con nosotras.

Esperamos que disfrutéis de nuestra mano de la isla y que aprendáis a entenderla y quererla  como lo hacemos los menorquines. ¡Pero cuidado! Menorca es pequeña pero engancha, muchos de los que vienen se quedan…

Sabina Llambias Pell y Elena Sintes Olives