Quienes somos

Elena Sintes Olives

Arqueóloga

  Soy de Alaior un pueblo de blancas casas que corona una pequeña colina en el centro de la isla pero crecí en el campo menorquín entre vacas, olivos silvestres y ruinas arqueológicas. Quizás por ello decidí salir de la isla para cursar la licenciatura de Historia y después un doctorado en arqueología prehistórica. Volví a Menorca para intentar trabajar como arqueóloga, y por suerte llevo haciéndolo 9 años.

He dirigido las excavaciones del Recinto Cartailhac del Poblado de Torre d’en Galmés, la restauración de una parte del Poblado de Trepucó y la excavación del interior de la Iglesia de Santa Eulalia en Alaior.

He excavado en la cueva funeraria de Es Pas, en el sepulcro de Ses Arenes de Baix y en la necrópolis islámica de Cornia. Y he trabajado en los colegios e institutos de la isla explicando la historia y la prehistoria de Menorca.

El curso 2011-2012 cursé un posgrado en Turismo Cultural de la Universidad de Barcelona con el objetivo de desarrollar un proyecto de turismo arqueológico para dar a conocer la arqueología de Menorca a aquellos que nos visitan, y del que aquí podéis ver el resultado.

Sabina Llambias Pell

Historiadora (de baja por maternidad)

Soy una menorquina particular pues mi madre es norteamericana y mi padre menorquín. Ello me permite disfrutar de lo mejor de dos mundos: per un lado de Menorca y por el otro de la lengua inglesa.

De la mano de mis padres he aprendido a querer a esta isla y mi infancia la pasé entre playas, verdes campos y muros de piedra. Y por ende entre talayots, navetas y taulas. Cuando comprendí que eran estos monumentos, para mi tan comunes, y me explicaron que debajo de la tierra se encontraban restos de pueblos antiguos ya desaparecidos nació mi pasión por la historia y la arqueología. A los 18 años decidí ir a Barcelona para estudiar y en 2003 me licenciaba en Historia en la UAB, con un interés especial en la historia medieval.

Mis ganas de ver mundo me alejaron un tiempo de Menorca. Pasé siete años en Italia donde además de vivir experiencias inolvidables aprendí mi cuarto idioma. Pero la tierra tira, sobretodo si es como la nuestra, y volví a mis raíces. Ahora estoy reiniciando el estudio de la historia de Menorca y querría dedicar-me a la divulgación de la misma. Enseñar a la gente que si bien su paisaje y sus playas hacen de Menorca un lugar especial, su patrimonio histórico y arqueológico la convierten en un lugar único en el mundo.